sábado, noviembre 21

Antes del Diaro

Reviviria mi alma.
De entre las piedras solamente.
Para darte lo que siempre has merecido...

Tomaria tu mano solo para convertirla en un acercamiento de lenguas..
En un recuerdo.

Seria un puro celaje
Que mueve las tristes e inolvidables tardes de noviembre.

En un jueves te dedicaria la luna de entre tanta gente.
Le pondria tu nombre a una estrella.
Solo.

Para saber que hago algo para ver tus pomulos contraerse...
Vendria tan tarde como quieras a desearte buenas noches.

A arropar tu dulce cuerpo de entre el caos.
Recordad que de entre pocos locos sensibles, hay.

De uno que te cela.
De uno que te guarda entre sus hojas.
Dentro de los trazos de estas cortas semanas.